RELACION DE CORALISTAS.-SOPRANOS.-María del Carmen Duran Rivas.-Belén Iglesias Alonso.-Loli Muñoz Vázquez.-María del Carmen Rebosa Sánchez.-Inés Rodríguez Collado.-Maria del Carmen Tovar de la Rosa.-Ana Sanz Parralejo.- .-CONTRALTOS.-Amalia Alcoba Corcho.-Alicia Arroyo González .-María Argeme Bravo Clemente.-Adela Navarro Hernández.-María Luisa Pacheco Salazar.-Flor Sánchez Caro.-Amparo Valentín Clemente.-TENORES.- Juan José Carpintero Rivero.-Cruz Díaz Marcos.-Juan García Rodríguez.-Abraham Hernández Quiñones.-Modesto Martiño Martínez.-Juan Antonio Martín Valle.- .-BAJOS.-Antonio Ballestero Sánchez.-Ángel Boceta Sobrado.-Pedro Corrales Corrales.-Demetrio Corrales González.-Víctor de la Riva Montero.-Ceferino Hernández Corchete.-Francisco Javier Uriarte López

DIRECTOR: Epifanio Salgado Castro.

Presentacion: Laly Clemente Fuente

miércoles, 12 de agosto de 2009

EL ENSAYO

(Dedicado a la Coral Cauriense)

El ensayo comienza casi nunca a las ocho.
Las llegadas gotean como gotea el grifo
del retraso o la ausencia. Uno busca carpetas,
otra mueve las sillas y otros no encuentran sitio.

No cesa el parloteo, los murmullos aumentan.
Juan Hernández se empina y grita su ¡silencio!
—nadie escucha su grito, ni puñetero caso—
con la voz algo rígida del antiguo maestro.

Entra corriendo Loli, contenta y saltarina,
las sopranos le ríen el retraso de siempre,
Ballestero las llama gallaretas y lanza
irónicas punzadas al grupo de mujeres.

Amalia se dispara como escopeta mística,
con los años que llevo yo nunca falto, afirma,
justifica su ausencia con las amas de casa
y niega las razones que José le incrimina.

Carpintero prepara bolígrafo y cuartilla
para anotar los títulos meticulosamente,
Adela, tan risueña, reparte partituras
a los desavisad@s que las olvidan siempre.

Cruz se levanta y pide silencio, por favor,
he de deciros algo que interesa a la sala,
procede a la lectura de invitaciones varias
y no se entera nadie, la cháchara no acaba.

José teclea el armonio e implora a las alturas
esa paciencia bíblica que reparte silencio,
porque pica las notas y es como si picara
la piel endurecida de un indócil trasero.

Elí, Elí, es el grito de dolor infrahumano
que desafinan siempre los tímidos tenores.
Y José se cabrea porque interpretan mal
el turbado, doliente, temblor de los bemoles.

Como espada que hiende los aires, Cruz eleva
su voz de grito enérgico, convencido y potente,
quiere poner de acuerdo el parecer de todos
para asistir el veinte, el catorce o el trece.

Se ensayan con frecuencia viejos cantos litúrgicos,
polifonía clásica de Mozart o de Schubert.
No fallan en las bodas el Santo Andreu y el Panis
que hacen a cada uno sacristán o querube.

Suenan kiries y glorias de la antigua liturgia
para aplacar el órgano donde toca José,
y Ballestero dice que frecuentar iglesias
hace a los coralistas sacristanes de a pie.

Los bajos regurgitan turbios fondos de música
que bañan al conjunto de graves diatonías,
sin ellos se desluce sosamente la pieza
como la luz desluce cuando se abate el día.

Inés y Mari Carmen piden un viajecito
que recompense ensayos y huela a brisa y mar,
pero Cruz les replica que no hay fondos seguros,
que el placer de la música es venir a ensayar.

Siempre la misma música, dice Garodri irónico,
el dinero es de todos y todos lo ganamos,
¡Eso, eso! Se alzan voces finas e intrépidas,
y, entre aquiescentes gestos, aplauden las contraltos.

Por fin callan las cuerdas y el ensayo comienza.
Marca José el acorde sonoro y polifónico,
y surge la belleza de la Coral Cauriense
que trasciende la música de un angélico coro.

Amigos, disculpadme por no citar más nombres,
y, aunque lo merecéis, se me agotan los versos.
Mis golondrinas bordan un gorjeo infinito
y en su canto os dedican un infinito beso.

Con el cariño de Juan Garodri
Coria, Junio de 2009

2 comentarios:

ADELA dijo...

Hola a todos..Sólo comentar que me ha encantado la poesia de Juan Garodri y, sobre todo, agradecerle que nos haya dedicado todo ese tiempo que supone escribir algo como esto y con tanto cariño (y más teniendo en cuenta que estamos de vacaciones). Gracias Juan y espero que hasta muy pronto. Adela.

Inma dijo...

Hola compañeros... soy de la misma opinión que Adela, me ha encantado leer esta poesía, me ha hecho recordar viejos tiempos, veía claramente a Loli entrando, a Juan José anotando, a nuestro Ballesteros llamandonos gallaretas, a José mirando al cielo pidiendo mucha paciencia jajaja.... que recuerdos mas queridos, seguir así, muchos besos para todos.